Estética Facial
La aplicación de ácido hialurónico en los labios es, sin duda, una de las técnicas más demandadas en medicina estética. Este tratamiento, que aporta volumen, definición y armonía a los labios, se ha perfeccionado con los años y se ha convertido en toda una tendencia. Si estás pensando en aumentar el tamaño de tus labios y reducir las arrugas que los rodean, sigue leyendo. Esto te interesa.

A medida que envejecemos, nuestra piel y tejidos pierden tono y flexibilidad, aparecen las primeras canas, las primeras arrugas y líneas de expresión y nuestra piel pierde brillo y vitalidad. Todas estos signos son la muestra de que los años pasan y, aunque es un proceso natural que no nos hace más o menos feas y feos, hay quienes prefieren disimular los efectos de la edad recurriendo algunos trucos y remedios.

En los últimos años, el relleno de ácido hialurónico para los labios –aunque también para otras zonas de la cara– se ha convertido en toda una tendencia, una de las intervenciones de medicina estética más demandadas. Y es que la técnica se ha perfeccionado mucho a lo largo de los años y ha dejado de ser un método accesible solo para celebrities. Es más: ya no son solo las mujeres las que recurren a él, también lo hacen los hombres.

Seguramente conozcas a alguien que ha recurrido al ácido hialurónico para rellenarse los labios y, si no es así, sabrás de famosas y famosos que lo han hecho. ¿El resultado? Labios más armoniosos, con una forma más uniforme y con más volumen. Y es que el ácido hialurónico no solo es un remedio para labios finos y sin forma. La remodelación que consigues con esta fácil intervención cambia por completo la expresión de tu cara para darle un aspecto más suave y sofisticado. ¿Quieres saber en qué consiste?

El ácido hialurónico es una de las sustancias más utilizadas en medicina estética para la prevención de las arrugas, la corrección de las líneas de expresión y, en definitiva, el mantenimiento de la juventud. Pero, ¿por qué es tan demandada? Porque los resultados son muy naturales y, al estar presente en nuestras células, crea bajo la piel una estructura que da volumen y rellena estas arrugas. Y es que la piel del rostro es una de las más delicadas y, dado que la utilizamos día, tras día, tras día para reír, gesticular, hablar y comer, es más fácil apreciar sobre ella los signos de la edad.

Remodelación de labios con ácido hialurónico, ¿en qué consiste?

Al ser una sustancia segregada por nuestro organismo de forma natural –se conoce como polisacárido del tipo de glucosaminoglucanos y está presente, sobre todo, en las articulaciones, el cartílago y la piel–, el ácido hialurónico es una sustancia utilizada en numerosos procedimientos de cirugía estética. Por este motivo, los resultados son muy satisfactorios, la aplicación es muy segura y los efectos secundarios son muy poco comunes, ya que es biocompatible.

El relleno de labios con ácido hialurónico es un procedimiento muy poco invasivo que, a diferencia de otras intervenciones, no requiere de cirugía. Es, por ello, un método muy fácil y muy rápido que, por supuesto, se debe realizar siguiendo una serie de consejos y recomendaciones. Así, los expertos aconsejan que el ácido hialurónico se aplique respetando la forma natural de los labios. Es decir, si bien es el método idóneo para darles volumen, corregir irregularidades y darles una forma más armoniosa y carnosa, no se debe aplicar por fuera de la línea natural. Esto permitirá que el resultado final sea natural y encaje con nuestros rasgos faciales.

Al ser un tratamiento que no requiere de intervenciones quirúrgicas, sino simplemente de una serie de inyecciones o infiltraciones que no necesitan anestesia, el relleno de labios no exige reposo posterior ni incapacita al paciente a vivir su vida posterior con normalidad.

¿Cómo se aplica el ácido hialurónico?

Antes de las inyecciones, la piel debe estar limpia y, por supuesto, libre sin maquillaje. Aunque no es una cirugía que requiera anestesia, es recomendable utilizar una crema anestésica que prepare y relaje la zona. Se deberá dejar actuar durante 20 o 30 minutos. Después de este tiempo, el médico se dispondrá a hacer las infiltraciones con una jeringuilla. Se trata de inyecciones muy rápidas cuyo resultado se puede ver casi de forma instantánea. Esto permite diseñar y remodelar el labio sobre la marcha.

¿Cuáles son las ventajas de este tratamiento?

Si te preocupa el dolor, te alegrará saber que las inyecciones deácido hialurónico son indoloras y, además, tampoco provoca molestias en los días posteriores. Por otro lado, su aplicación es muy rápida, motivo por el que tantos pacientes deciden recurrir a él para explotar la belleza natural de su rostro.

Como ya hemos dicho, los resultados son muy naturales –siempre y cuando te pongas en manos de un profesional cualificado y sigas todas sus indicaciones. Por eso deberás asegurarte de que el médico al que acudas conozca la técnica a la perfección.

Por otro lado, la aplicación de ácido hialurónico en el labio ayuda a reducir las manchas y el exceso de pigmentación de las zonas que lo rodean, consiguiendo que la piel mantenga la hidratación, se vea más tersa, más suave y más jugosa. Además, cumple una función preventiva ya que, al entrar en contacto con el colágeno y elastina de nuestra piel, consigue que se mantenga más tersa y frena la aparición de más arrugas en la zona del labio.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Las sesiones de relleno de labios con ácido hialurónico suelen durar entre 10 y 15 minutos. Este es, precisamente, otro de los motivos por los que esta intervención es tan demandada: es muy sencilla.

Eso sí: al ser una sustancia de origen natural y presente en nuestro organismo, nuestros tejidos acaban absorbiendo el ácido hialurónico, por los que sus efectos desaparecen con el paso del tiempo. Es decir, son efectos temporales y no permanentes. Esto puede ser considerado una ventaja o un inconveniente pero, sea como sea, no ocurre con otros productos. Si quieres mantener los efectos del acido hialurónico a largo plazo, deberás someterte a más infiltraciones, y la cantidad de sesiones dependerá del aspecto y forma que quieras darle a tus labios.

Por otro lado, no será necesario –y tampoco es recomendable– someterse a más de dos sesiones al año. Así, para la siguiente cita podrás esperar entre 6 y 8 meses. En todos los casos dependerá del metabolismo del paciente y cómo absorba el producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol
¡Estamos Disponibles!